El fin de la tercera ola

Si bien el promedio de fallecidos por COVID-19 en el país aumentó 231% en las últimas dos semanas, los analistas de datos ven con buenos ojos que la suba exponencial de nuevos casos se desaceleró en distritos claves como Córdoba, CABA y provincia de Buenos Aires.

Es casi inevitable al momento de conocer el parte diario que hace casi dos años emite el Ministerio de Salud de la Nación con motivo de la pandemia de COVID-19 hacer foco en tres números: nuevos casos diarios, ocupación de camas de Unidad de Terapia Intensiva (UTI) y cantidad de fallecidos.

Es que esos datos, junto con otras variables como la tasa de positividad y el el R0 (índice que mide la cantidad de personas que se contagian a partir de un infectado) son los que desde el inicio marcan el ritmo de la situación epidemiológica.

Según el último reporte emitido por la cartera sanitaria, en las últimas 24 horas se registraron 77.729 nuevos contagios de coronavirus y 334 muertes. La última vez que se registró un número mayor fue el 9 de agosto de 2021, con 502 fallecidos. Argentina había superdo ayer las 120 mil víctimas fatales y alcanza los 120.352 decesos. Los contagios, en tanto, suman 8.207.752.

En tanto los pacientes internados en UTI ascienden a 2.836. Son 196 más que ayer. El porcentaje de ocupación de camas a nivel nacional es del 49,7% y en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) del 48,1%.

Con un índice de positividad nacional del 59,07% -casi 6 de cada 10 que se testaron dieron positivo de coronavirus- muy por encima del 10% debajo del que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda mantener esta variable que se utiliza para evaluar si la definición de caso sospechoso y la cantidad de rastreos de contactos es suficiente, los expertos analistas de datos miran de cerca los distritos donde primero golpeó la tercera ola y donde se espera que comience su camino descendente.

En ese sentido, según la actualización de los datos epidemiológicos de la última semana, en la provincia de Córdoba, “la evolución de casos y de internaciones registra una disminución respecto de la semana anterior, de acuerdo con la información notificada hasta el momento. La curva de fallecimientos se mantiene en ascenso”.

La semana con mayor cantidad de casos en la provincia fue la SE 01 de 2022, con 108.556 casos, al igual que en el interior (54.217) y en Capital (54.339 casos). En la SE 03 de 2022,la provincia serrana registró 24.771 casos menos que la semana anterior, lo que representa un descenso del 36% de casos en la provincia entre las semanas 02 (68.347 casos) y 03 (43.576).En la provincia de Buenos Aires, "empezó a enlentecerse la velocidad de suba de los nuevos contagios", según el ministro Nicolás Kreplak (Efe)En la provincia de Buenos Aires, «empezó a enlentecerse la velocidad de suba de los nuevos contagios», según el ministro Nicolás Kreplak (Efe)

En la provincia de Buenos Aires, tal como informó el ministro de Salud, Nicolás Kreplak, en su conferencia de prensa semanal del martes, la disminución del porcentaje de nuevos casos fue del 14,5% respecto al mismo día de la semana anterior. “Empezó a enlentecerse la velocidad de suba de los nuevos contagios -precisó el funcionario-. Se observa que estamos en el pico, venía subiendo, empezó a reducir la velocidad de suba y estos días empieza a observarse un leve descenso”.

Y tras destacar que “hay una distancia enorme en la cantidad de casos, que cuadriplica el pico de casos de la segunda ola”, Kreplak señaló que “esos casos no tienen el mismo impacto en las internaciones y eso se debe sin lugar a dudas a la campaña de vacunación”. “Hoy poco más del 52% de las camas UTI son ocupadas por pacientes COVID cuando en el pico de la segunda ola ese valor se mantuvo de manera sostenida alrededor del 75%”.

En la Ciudad de Buenos Aires, fuentes de la cartera sanitaria fueron cautas ante la consulta de Infobae, y aseguraron que “desde el jueves de la semana pasada, los casos en la Ciudad entraron en un amesetamiento y ahora todo indica que la tendencia es a la baja, aunque claramente aún no está consolidado”. “Nosotros somos prudentes y observamos con detenimiento cómo sigue la evolución de la curva”, aseguraron.

A nivel país, según se desprende de la información oficial, si se analiza la variación porcentual de nuevos casos, éstos bajaron 12,74% en la última semana. Ahora, si se toman 14 días retrospectivos, desde el 13 de enero, los casos bajaron 10,99%. “Lo que se ve es que se acelera la baja, bajaron más pronunciadamente esta semana que respecto a la pasada”, observaron desde la Unidad de Datos de Infobae.

Si el número que se mira es la ocupación de camas UTI, la variación porcentual de los últimos siete días fue de un 11,54% más, en tanto si se toman las últimas dos semanas es de 14,51%.

El dato que más alarma es el número de fallecidos promedio, ya que según la variación de la última semana subieron 39,16%, pero respecto a las últimas dos semanas la suba fue del 231,67%.En los últimos días dejaron de verse las largas filas que se observaban en los centros de testeo los primeros días de enero (Foto: Mey Romero)En los últimos días dejaron de verse las largas filas que se observaban en los centros de testeo los primeros días de enero (Foto: Mey Romero)

En la mirada del doctor en física, investigador del Conicet y secretario de Planeamiento de la Universidad Nacional de Hurlingham Jorge Aliaga, “es mucho más sencillo hablar de algo que se ve, que de algo que no se ve”. “Es decir, cuando los casos suben y uno ve que suben no hay dudas: hay más casos hoy que ayer -explicó ante la consulta de este medio-. Cuando los casos están bajando, siempre surge la duda de si no habrá algún problema por la razón que sea y que después aparezcan. Puede cambiarse el criterio de testeos y que haya menos casos, demora en la carga de datos, etc”.

En ese sentido, para él, “por la razón que sea puede parecer que no es verdad que los casos bajan sino que en algún momento van a terminar apareciendo, tarde o temprano. Y ese es el resguardo que siempre hay que tener en cuenta para afirmar las bajas”.

“Entonces hay que trabajar con esa duda y ver con qué margen de riesgo se puede afirmar algo”, sostuvo Aliaga, para quien “en este contexto, lo que se ve es que hace varios días que los casos no suben, en particular en Córdoba hace bastantes días que no suben e incipientemente empieza a verse ese dato acompañado por una baja en la positividad”. “Y además, cuando se miran los casos por inicio de síntomas se ve claramente que los casos bajan, no tanto en lo que se carga porque lo que se carga últimamente tiene un componente de demora de hace dos semanas de cuando el sistema se saturó”.

Con él coincidió el senador provincial por Corrientes, contador y experto analista de datos Martín Barrionuevo, quien aseguró que “los casos ya están bajando en la Argentina”. “En Córdoba hace bastante tiempo ya, desde el 8 de enero. A nivel país ya se nota la reducción desde la semana pasada -sostuvo-. Donde está bajando más leve es en Ciudad de Buenos Aires y en provincia de Buenos Aires, donde a partir de esta semana se espera que la reducción sea más marcada”.

Para Aliaga, “los datos darían la impresión de que la suba donde empezó primero, que fue Córdoba, CABA y provincia de Buenos Aires, ya está cediendo, lo cual era lo que se pensaba que iba a pasar en función de que la suba fue muy rápida y que en enero la gente se tomó vacaciones y estuvo más tiempo al aire libre”.

Por su parte, el médico infectólogo Roberto Debbag (MN 60253) consideró que “todavía no está estabilizada la suba de casos”. “Hay algunas jurisdicciones como la Ciudad de Buenos Aires y Córdoba donde puede inferirse que la curva se está amesetando a raíz de un dato que se mira que es la positividad diaria, que sí está a la baja en Córdoba”, señaló el especialista, quien en CABA, el dato que mira de cerca es el de las Unidades Febriles de Urgencia (UFU), “que es donde las personas van espontáneamente a testearse cuando están con síntomas, y en los últimos días bajó la cantidad de consultas”.

Para él, “más que esos datos de estas dos jurisdicciones todavía no se puede afirmar”.

Qué pasa con la ocupación de camas UTI y los muertosPara Debbag, "las UTI aumentan más de lo que parece y la velocidad de ingreso de pacientes está siendo acelerada" (Reuters) Para Debbag, «las UTI aumentan más de lo que parece y la velocidad de ingreso de pacientes está siendo acelerada» (Reuters)

A pesar del panorama alentador que esbozan los expertos analistas de datos, al médico intensivista Arnaldo Dubin (MN 54527) le preocupa la actual situación sanitaria. “Los contagios se están estabilizando pero sigue aumentando la internación en terapia intensiva, y las muertes aumentan exponencialmente”, dijo a Infobae.

Y tras describir que “la situación en muchos hospitales es complicada”, el especialista detalló: “Hay muchos trabajadores enfermos, planteles diezmados, enormes dificultades operativas, guardias que se clausuran por falta de trabajadores y mucha presión de internación. Existe mucho malestar entre los trabajadores, y creo que por lo menos en las próximas semanas este panorama se va a agravar”.

Barrionuevo sostuvo que “efectivamente, los pacientes de terapia están creciendo, aunque más lento que los casos, y se espera que el número de personas que ingresan a UTI deje de aumentar en los próximos días”. Sin embargo, aseguró que “los fallecidos seguramente sigan creciendo esta semana, la próxima y probablemente la que sigue también, entre otras cosas por la demora en la carga de datos”."Cuando se ve que las terapias dejan de subir tan rápido, eso significa que los casos reales están subiendo a menos velocidad" (Fuente: Jorge Aliaga) 
«Cuando se ve que las terapias dejan de subir tan rápido, eso significa que los casos reales están subiendo a menos velocidad» (Fuente: Jorge Aliaga)

Las UTI aumentan más de lo que parece y la velocidad de ingreso de pacientes está siendo acelerada, y eso se observa en el hecho de que la ocupación de camas UTI COVID está en alrededor de 2.500 desde hace una semana, y los muertos en ese mismo período pasaron de 182 a 317 notificados ayer”, observó por su parte Debbag, quien destacó que “las camas se desocupan, y no sólo son ocupadas por otros sino que además aumenta el número de camas, que pasaron de 2.470 a 2.755 en una semana, lo que muestra que el recambio de camas es muy alto”.

Para Aliaga, “todos los gráficos muestran lo mismo: los casos no suben, la positividad en Córdoba tiende a bajar, la suba de terapia cada vez se hace más lenta (va corrida entre una semana a diez días desde la suba de casos y se ve que está llegando a un límite)”.

“Si los casos ya no suben, tiene sentido que las terapias dejen de aumentar y ese es un indicador mejor para tener en cuenta porque puede haber cambiado el criterio de testeos y que se estén perdiendo casos y que a eso se deba la baja de contagios, pero eso no se aplica a los casos graves y los muertos -analizó el doctor en física-. Entonces cuando se ve que las terapias dejan de subir tan rápido, como se observa en el gráfico naranja, eso significa que los casos reales están subiendo a menos velocidad”.

En el caso de los muertos, explicó que “siempre van por detrás de las terapias y todavía suben fuertemente y es la suba que se está viendo estos días, aunque es esperable que todavía ese valor esté en crecimiento 10 días más. Si los casos empezaron a bajar a partir del 4 o 5 de enero, los muertos van a bajar entre un mes y 40 días después”, vaticinó.

Fuente: https://www.infobae.com/salud/2022/01/27/por-que-los-especialistas-empiezan-a-ver-el-fin-de-la-tercera-ola-pese-al-aumento-de-la-ocupacion-de-camas-y-de-muertos/