Volver a la vida prepandémica

Cuando se levanten todas las restricciones, un estudio de simulación predice que las muertes por COVID-19 acabarán repuntando.

A medida que las cifras del COVID-19 descienden y los mandatos se levantan, la pregunta sigue siendo: ¿es posible evitar la disyuntiva entre volver a los estilos de vida anteriores a la pandemia y un aumento de las muertes relacionadas con la COVID-19?

Para encontrar una respuesta, los investigadores del Hospital General de Massachusetts, el Centro Médico de Boston y la Universidad Tecnológica de Georgia de los Estados Unidos realizaron un estudio de simulación que proyectaba el futuro de la pandemia de COVID-19 en todos los estados.

El análisis, que se publicó en la revista JAMA Health Forum, asume que el ritmo actual de vacunación se mantiene en el futuro, y modela diferentes fechas de levantamiento de los mandatos. En la mayoría de los estados,la relajación de los mandatos de enmascaramiento y otras restricciones dio lugar a un cierto “rebote” en las muertes relacionadas con el COVID-19;sin embargo, retrasar la fecha de levantamiento de los mandatos hizo poco para disminuir el eventual aumento de las muertes.

“El inevitable repunte de la mortalidad fue directamente atribuible a la variante Ómicron; cuando repetimos el análisis, asumiendo la infectividad de las variantes Alfa y Delta anteriores, el modelo no proyectó tal aumento de la mortalidad tras la relajación de los mandatos de mascarilla”, afirmó el coautor Benjamin P. Linas, profesor de medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston.Aunque es probable que un retraso en el levantamiento de los mandatos no evite por completo futuros aumentos de las muertes relacionadas con el COVID-19, los resultados podrían ayudar a los funcionarios de salud pública del estado a la hora de sopesar diferentes opciones (REUTERS)Aunque es probable que un retraso en el levantamiento de los mandatos no evite por completo futuros aumentos de las muertes relacionadas con el COVID-19, los resultados podrían ayudar a los funcionarios de salud pública del estado a la hora de sopesar diferentes opciones (REUTERS)

Uno de los factores más importantes para predecir la magnitud del repunte de la mortalidad tras la relajación de los mandatos fue el grado de inmunidad de la comunidad en el momento de levantar el mandato. Por lo tanto, es probable que las comunidades con un alto porcentaje de residentes vacunados y/o que se han sometido a la COVID-19 tengan tasas de mortalidad más bajas.

“En el horizonte se vislumbra una difícil disyuntiva”, sostuvo el coautor Jagpreet Chhatwal, director del Instituto de Evaluación Tecnológica del MGH yprofesor adjunto de la Facultad de Medicina de Harvard. “Aunque en nuestro análisis hay amplias pruebas de que una fecha de levantamiento de marzo de 2022 conduce a un repunte de la mortalidad en muchos estados, la simulación también sugiere que con la variante Ómicron, siempre que los estados eliminen los mandatos se enfrentarán a la misma difícil elección entre el aumento de la mortalidad por COVID-19 y las libertades de volver a una norma prepandémica”. Y añadió: “La única intervención que puede mitigar esta elección imposible es la vacunación continua contra el COVID-19 con refuerzos”.

Aunque es probable que un retraso en el levantamiento de los mandatos de las máscaras o las restricciones a las reuniones sociales no evite por completo futuros aumentos de las muertes relacionadas con el COVID-19, los resultados podrían ayudar a los funcionarios de salud pública del estado a la hora de sopesar diferentes opciones.Los investigadores señalan que es probable que las variantes Delta y Ómicron, altamente transmisibles, sigan cobrándose un gran número de víctimas en todo el país, pero si una cepa viral menos transmisible se convirtiera en la dominante, las tasas de morbilidad y mortalidad de rebote serían sustancialmente menores (REUTERS)Los investigadores señalan que es probable que las variantes Delta y Ómicron, altamente transmisibles, sigan cobrándose un gran número de víctimas en todo el país, pero si una cepa viral menos transmisible se convirtiera en la dominante, las tasas de morbilidad y mortalidad de rebote serían sustancialmente menores (REUTERS)

“Los argumentos a favor de la eliminación de las restricciones deben ser explícitos en el marco de la relación coste-beneficio, examinando el coste de las restricciones frente al coste de la mortalidad por COVID-19″, afirmó la coautora Jade (Yingying) Xiao, estudiante de doctorado en Georgia Tech. “Al mismo tiempo, quienes están a favor de mantener las restricciones deben reconocer que ‘sólo un poco más’ no será suficiente”.

Los investigadores señalan que es probable que las variantes Delta y Ómicron, altamente transmisibles, sigan cobrándose un gran número de víctimas en todo el país, pero si una cepa viral menos transmisible se convirtiera en la dominante, las tasas de morbilidad y mortalidad de rebote serían sustancialmente menores. “Si este fuera el caso, probablemente sería posible eliminar las restricciones de forma más segura a principios del segundo trimestre de 2022″, finalizó el coautor Turgay Ayer, director de Inteligencia Empresarial y Analítica Sanitaria en el Centro de Sistemas Sanitarios y Humanitarios de Georgia Tech.

Según una investigación reciente publicada en la revista científica Nature, algunos investigadores piensan que el levantamiento de medidas restrictivas en el mundo está ocurriendo demasiado rápido. En Suiza, las personas ya no necesitan usar máscaras en la mayoría de los lugares públicos. Y aunque aquellos que den positivo por COVID-19 deben aislarse durante cinco días, todas las demás restricciones han desaparecido. “Levantar las máscaras fue prematuro y realmente no entiendo por qué se hizo”, aseguró Isabella Eckerle, codirectora del Centro de Ginebra para Enfermedades Virales Emergentes en Suiza. Y añadió que las pruebas de reacción en cadena de la polimerasa están arrojando tasas de positividad de más del 35% en el país, solo siete de cada diez personas han recibido al menos una dosis de una vacuna (la misma proporción de adultos del Reino Unido han recibido tres dosis).Varios países que han eliminado las restricciones han visto aumentos posteriores no solo en los casos, sino también en las hospitalizaciones y muertes (EFE)Varios países que han eliminado las restricciones han visto aumentos posteriores no solo en los casos, sino también en las hospitalizaciones y muertes (EFE)

Varios países que han eliminado las restricciones han visto aumentos posteriores no solo en los casos, sino también en las hospitalizaciones y muertes, aunque el vínculo entre los casos y los resultados graves se ha disociado, según Deepti Gurdasani, epidemióloga de la Universidad Queen Mary de Londres. “Aunque algunas muertes después de una prueba positiva son incidentales, hay una proporción muy grande que son muertes por COVID-19. Es una situación muy preocupante, y eso ni siquiera habla del impacto de un COVID prolongado”, subrayó.

Gurdasani le gustaría ver la implementación de medidas que puedan ayudar a minimizar el impacto de relajar las restricciones en el número de casos y muertes. Por ejemplo, dice, si el uso de máscaras es opcional, debería centrarse más en ventilar adecuadamente los edificios.

Pero otros piensan que las altas tasas de inmunidad de recuperación y vacunación en algunos lugares significan que muchas de las intervenciones diseñadas para obstaculizar la propagación de COVID-19 ahora son discutibles. “Estamos en un lugar diferente ahora”, remarcó Müge Çevik, quien investiga enfermedades infecciosas y virología médica en la Universidad de St Andrews, Reino Unido. “Ahora está claro que no podemos prevenir infecciones, por lo que el enfoque debe estar en prevenir resultados graves”. Ella es optimista de que la gente no comenzará a “volverse loca” tan pronto como se relajen las reglas sobre las máscaras y la socialización; en cambio, habrá un regreso gradual a la normalidad.

Joël Mossong, epidemiólogo de enfermedades infecciosas de la Dirección de Salud de Luxemburgo, apoya el levantamiento de las restricciones en su país. “Hemos visto algunas muertes, pero nada del tipo que presenciamos el invierno pasado, incluso la primavera pasada”, dijo. “El argumento para mantener las restricciones realmente se ha ido, y creo que ahora estamos en una fase en la que la estrategia para eliminar las restricciones es el camino correcto a seguir”.

Fuente: https://www.infobae.com/coronavirus/2022/04/10/cual-es-el-precio-de-volver-a-la-vida-prepandemica-segun-cientificos-de-harvard/