El mapa de las calesitas porteñas

Están en plazas y espacios verdes de casi todos los barrios y una ley regula la actividad y las protege. Historias de las más antiguas y las que inauguraron hace poco.

Algunas, las clásicas, superan 80 años de historia y son referencia de los barrios a los que pertenecen. Incluso porque las usaron varias generaciones de vecinos. Pero al mismo tiempo siguen abriendo nuevas. Las calesitas son un clásico de la Ciudad, que tiene 55 registradas en todas las comunas. Y aunque padecieron la falta de actividad por las restricciones impuestas por la pandemia de coronavirus, las que sobrevivieron se reinventan y recuperan clientes.

Están repartidas en todas las comunas. Saavedra y Palermo son las que más tienen: seis en cada caso.  También se dividen en las más antiguas y las más nuevas. En el primer grupo está, por ejemplo, «La Calesita de Tito», en la plaza Arenales de Villa Devoto. El Tito que sirve como referencia se llama Adelino Luis Da Costa y es el dueño desde 1978.

A esa calesita, Claudia Maradona llevaba a sus hijas Dalma y Gianinna, cuando la familia del Diez vivía en Devoto.

«La sortija es el primer triunfo del ser humano después de su nacimiento», le dijo Tito a Clarín en 2018, cuando la plaza se llenó de gente para celebrar los 80 años en el barrio, y agregó: «La calesita perdura por muchas circunstancias: primero, porque el chico tiene fantasías. La sortija se las genera. La ven y se creen súper héroes. Y segundo, por los padres. Muchos de los que vienen, están volviendo: los trajeron sus padres y hoy traen a sus hijos. Para ellos es transportarse a la niñez. Las primeras veces que vienen como papás se les pone la piel de gallina: sus hijos están frente al mismo tipo que les movía la sortija».La Calesita de Tito, en la plaza Arenales de Villa Devoto, el día que cumplió 80 años en el barrio. Foto: Juan Manuel Foglia

La Calesita de Tito, en la plaza Arenales de Villa Devoto, el día que cumplió 80 años en el barrio. Foto: Juan Manuel Foglia

Algo parecido ocurre con otras clásicas, como la de Tatín, en el Parque Chacabuco, o la del Parque Lezama, parte de las letras de las canciones de cancha, que «invitaban» a los equipos rivales a no quedarse con ganas y dar la vuelta, porque «hay una calesita en el Parque Lezama».

Al mismo tiempo, y a pesar de que la tecnología hizo crecer los juegos caseros que invitan a los chicos a estar «conectados» con consolas, computadoras y teléfonos móviles, en 2021 abrió una nueva calesita: está en la Plaza Alberdi, en Crisólogo Larralde y Mariano Acha, Saavedra.

Otras que se instalaron en los últimos años son las de las plazas Juan B. Terán, en Villa Real, Don Bosco, en Monte Castro, Martín Rodríguez, en Villa Pueyrredón, Plaza Noruega, en Belgrano, y Zapiola, en Villa Urquiza. También está entre las recientes la de Soldado de la Frontera 4999, Lugano 1 y 2, un barrio en el que la calesita histórica había cerrado en 2019.

En las más antiguas se repiten las historias de las familias cuyas diferentes generaciones dan vueltas y pugnan por una sortija. Es el caso de la familia García, de Parque Chacabuco. El abuelo Nicolás llevaba a sus hijos, Abel y Diego, cuando eran chicos, en los 80, a la calesita de Tatín, sobre la avenida Asamblea. Abel continuó con la tradición y Sebastián, Paz y Azul, sus hijos, dieron vueltas allí también. «Traerlos al mismo lugar en donde pasamos tantos lindos momentos de chicos fue una gran emoción. Y cada vez que paso por el lugar los recuerdos son siempre intensos y transportan a los mejores momentos en familia», dice Abel.

La calesita de Tatín, que murió en 2005, funciona en el Chacabuco desde 1960, cuando la construyó con su padre, que como él se llamaba Agustín Ravelo. 

En las nuevas, en tanto, el imán de subirse a un caballito y buscar la sortija no pasa de moda. Claro que la pandemia cambió algunas costumbres y hasta para las calesitas se escribieron protocolos. Estuvieron 150 días cerradas por la cuarentena impuesta por el Gobierno. Y cuando abrieron lo hicieron con cupo y la sortija desinfectada entre vuelta y vuelta. Pero rápidamente recuperaron los clientes, la música y el movimiento se fue pareciendo al habitual.

¿Cuánto cuesta la vuelta? Según contaron a Clarín desde la entidad que nuclea a los calesiteros, el costo de la vuelta es de $ 55. En algunas, por ejemplo, ofrecen combos con descuento, de 6 vueltas a $ 300. Por supuesto, el nene o la nena que se queda con la sortija tiene una vuelta gratis.Video. Las calesitas de la Ciudad0 seconds of 3 minutes, 38 secondsVolume 90%

Hay 55 registradas en las 15 comunas porteñas

Desde 2015, una ley regula la instalación y el funcionamiento de los carruseles y calesitas en el espacio público de la Ciudad. Establece obligaciones y normas respecto de los permisos de uso y las características técnicas y condiciones de seguridad. Además, fija pautas de respeto a los valores históricos, culturales y estéticos, ya que muchas calesitas son Patrimonio Cultural de la Ciudad en el marco de la Ley 1227.

El precio de las vueltas, por su parte, no está regulado. Lo acuerdan los calesiteros desde la asociación que los nuclea. Según cuentan, tratan de acompañar la inflación, aunque también buscan que los costos sean accesibles para los clientes. «Y si viene un pibe que mira de afuera y no puede subir porque no tiene plata, no lo vamos a dejar abajo. Lo invitamos a que de unas vueltas gratis», afirma uno de los referentes.

La ley, por ejemplo, permitió la refacción de la calesita del Parque General Paz, que es de acceso gratuito y gestionada por el Museo Saavedra. “Allí hay juegos especiales y hasta copiamos piezas de fotos del Archivo General de la Nación que recuperan escenas de la época colonial», dice Carlos Pometti, secretario de la Asociación Argentina de Calesiteros y Afines, creada en 2008.

El oficio, en muchos casos, también se hereda. Es el caso de Juan Pablo Couto, cuarta generación de una familia de calesiteros con actividad en la plaza Echeverría, de Villa Urquiza, que no duda en afirmar que la actividad es una mezcla herencia y vocación: “Para nosotros no es un trabajo, sino un estilo de vida, que en nuestro caso heredamos de nuestro bisabuelo”.

Fuente: https://www.clarin.com/ciudades/mapa-calesitas-portenas-55-siguen-abriendo-nuevas_0_gUR0I9gZ8B.html