Los 90 años de Popeye

Todo lo que se sabe sobre la persona que le sirvió a Elzie Segar para crear a uno de los personajes de ficción más famosos de la historia.

Elzie Crisler Segar y Popeye, su principal creación, no están solos en la placa conmemorativa que se deja ver en el pedestal de Chester que homenajea al carismático marinero fanático de la espinaca. El nombre de un tal Frank Fiegel también está allí.

Hace exactamente noventa y tres años Popeye aparecía por primera vez en una historieta. Fue en “Timble Theatre”, de King Features Syndicate, y salió en The New York Evening Journal. El mítico personaje que creó Segar no era el protagonista de la historia, pero ya desde el minuto uno sobresalía por sobre sobre el resto.

Ediciones van, ediciones vienen, Popeye se ganó al público y se adueñó del protagónico. Lo que brilló como “Timble Theatre” en los años treinta para los años setenta se llamaba simplemente “Popeye”.Popeye el marino apareció por primera vez en una historieta hace 93 años.

Popeye el marino apareció por primera vez en una historieta hace 93 años.

Las aventuras del marinero que se hace fuerte cuando come espinaca se trasladaron a las pantallas grandes, después a las chicas, luego de nuevo a las grandes, y así. El éxito de la creación de Elzie fue total.

“Rocky” Fiegel

Así como las versiones animadas de , Blancanieves, El Sombrerero Loco y el Capitán Garfio fueron inspiradas por personas reales, Popeye también. Aquí entra en juego Frank.

Elzie se inspiró en su vecino a la hora de dibujar a Popeye. Frank “Rocky” Fiegel nació en 1868, en Polonia, y fue el segundo hijo de los cinco que tuvieron sus padres Bartlomiej y Anna.La única foto que se conoce de Frank es una que publicó un diario de Illinois.

La única foto que se conoce de Frank es una que publicó un diario de Illinois.

De niño se mudó junto a su familia a orillas del río Mississippi, Illinois, Estados Unidos. Poco tiempo después, cuando tenía ocho, su padre murió y él terminó de ser criado solamente por su madre.

De adolescente, el joven Frank trabajó como marinero hasta que a los veinte dejó todo para trabajar en la taberna local de Wiebusch’s haciendo limpieza y manteniendo el orden.

En Wiebusch’s aprendió a pelear mejor que nadie. Era invencible. Casi todos los días protagonizaba espectaculares contiendas pugilísticas callejeras y siempre salía airoso. O por lo menos eso afirmaba “Rocky”. “Nunca perdí una pelea”, le solía decir a su joven vecino Elzie.Elzie Segar, creador de Popeye.

Elzie Segar, creador de Popeye.

Segar creció escuchando las historias de Fiegel. Frank, que era tan rudo como amable con los niños, lo impresionaba: tenía un ojo cerrado por todas las trompadas que había recibido, fumaba con pipa y tenía muy pocos dientes, lo que le hacía sobresalir la quijada.

Cuando Elzie creció y pensó a su personaje insignia le consultó a “Pop-eye” (ojo saltón) si le daba permiso para dibujarlo igual que él. El otro no dudó en aceptar. Tras el éxito de Popeye, Segar ayudó económicamente a su amigo.

La relación entre ambos continuó hasta que, paradójicamente, Elzie falleció muy joven antes que «Rocyk». Fiegel moriría en 1947, casi diez años después que el hombre que lo hizo famoso.

Brutus y Olivia

Dos de los personajes más famosos de las historietas Popeye también fueron pensados a partir de personas ya existentes.Ella sería Dora Paskel.

Ella sería Dora Paskel.

Brutus, el villano, fue producto de una de las tantas historias que Frank le contaba a Elzie. El viejo le decía a Segar que un día se había peleado con un marinero mucho más grande que él y que aún así lo había vencido sin problemas. Ese personaje se convirtió en Brutus.

Olivia, por su parte, fue Dora Schrader Paskel, la encargada de una tienda de ramos generales que era vecina de Frank y de Elzie. Nora nació en Estados Unidos, en 1872, y tenía una estatura muy poco común para la época. De ahí los rasgos tan particulares del personaje.La lápida de Dora lleva un homenaje a Olivia.

La lápida de Dora lleva un homenaje a Olivia.

La estatua

En 2019, Chester era habitada por 8343 personas. Sin dudas, entre los vecinos del pueblo de Illinois más famosos están Popeye y sus amigos.

En Chester descansan las estatuas de Popeye y el resto de los personajes de la ficción de Segar. El pedestal del marinero fue creado por un grupo de hermanas de la hermandad de mujeres de Chester, que decidió homenajear al dibujante a través de su personaje más famoso.La estatua de Popeye en Chester. En el pedestal, la placa que reconoce a Frank.

La estatua de Popeye en Chester. En el pedestal, la placa que reconoce a Frank.

La estatua de Popeye mide alrededor de un metro ochenta centímetros sobre una base de la misma altura. El personaje pesa 408 kilogramos y está, obviamente, en un poco común 3D.

Como dato curioso se puede mencionar que en 1996 un grupo de vándalos ataron al pesado Popeye, lo encadenaron a su camioneta y lo arrancaron de su pedestal. El personaje aterrizó de cara al suelo, pero, al igual que el dibujo que homenajea, le hicieron muy poco daño.

Enterados de la situación, los fanáticos de Popeye de todo el país se organizaron y le donaron a Chester fondos para que pudieran reconstruir la estatua. Y así fue. Popeye volvió a su lugar y los vándalos fueron arrestados.

En 2006, un grupo de habitantes de Chester decidió ampliar el tributo erigiendo cada año una nueva estatua de algún miembro (o miembros) de la familia de dibujos animados de Popeye.

¿Quién desconoce el poder de las espinacas? ¿A quién su madre no trató de hacérselas comer poniendo como ejemplo la fuerza de Popeye? Este jueves Popeye cumple 90 años. Nació de la mano de Elzie Crisler Segar, un jovencito que había aprendido humor de la películas de Charles Chaplin, quien lo dibujó en su tira cómica Timble Theater (Teatro Dedal) que aparecía en el New York Evening Journal. Cuatro años después llegó a la pantalla grande gracias a Max Flescher -quien ya había creado a Betty Boop-, e hizo delirar al público, que se identificó de inmediato con él. Y hasta se comió las espinacas, que fueron promovidas a partir de un error de imprenta, ya se verá.

Popeye era otro marginal que luchaba en medio de los años del crack de la Bolsa, por  salir adelante. Una galería de personajes lo acompañaba siempre, además de su novia Olivia Olivo. Ellos eran su enemigo Bluto, cuyo nombre se transformó en Brutus por una cuestión de derechos: un forzudo que le disputaba a Olivia cuantas veces podía y a veces llegaba directamente a secuestrarla; Wimpy, el incansable comedor de hamburguesas; Cocoliso, un bebé al que recibió por correspondencia y adoptó. En ocasiones, la malvada es la Bruja del Mar, que tiene la piel verde. Algunos misterios quedaron aclarar a lo largo de los años, por ejemplo, cómo se saltó el ojo Popeye y de quién era hijo Cocoliso. En el episodio Bride and Gloom de 1954 Olivia y Popeye por fin se casan y Cocoliso será el hijo adoptivo de ambos.Play VideoPopeye el marino

El marino Popeye era decididamente feo: gruñón, patizambo, pelado, tuerto y con una eterna pipa de mazorca de maíz en la boca; tatuado con un ancla en el antebrazo e irremisiblemente enamorado de Olivia, flaca como un fideo (aunque también tuvo su época sexy).

Él usaba un traje negro de marinero, pero durante la Segunda Guerra Mundial, apareció vestido con el traje blanco de la Marina. Hablaba un inglés canyengue y tenía una respuesta usual y un poco grosera cuando le preguntaban si era un marinero: “Ja think I’m a cowboy!” (algo así como «¡No, si voy a ser un cowboy!). ¿Flaqueaban sus fuerzas? Entonces de inmediato abría una lata de lo que parecía una poción mágica: espinacas, y sus bíceps se volvían de acero.En el cine. Robin Williams, como Popeye. Shelley Duval es Olivia. /AFP

En el cine. Robin Williams, como Popeye. Shelley Duval es Olivia. /AFP

Pero Popeye no siempre comió espinacas para restablecer sus energías: eso fue varios años después, cuando el gobierno de los Estados Unidos, decidió impulsar el consumo de espinacas como lucha contra la anemia. La gente rápidamente asociaba que comer espinacas le daría una superfuerza y entonces se incrementó la venta de esas verduras de manera sideral. Cuenta la leyenda que la campaña se basó en un error: se basaba en una investigación del científico alemán Erich von Wolf, que decía que estas hojas tenían 35 miligramos de hierro cada cien gramos. Pero un error de tipeo había metido la cola: eran, 3,5 miligramos. Cuando el asunto se aclaró, el personaje ya era inseparable de su alimento mágico.
En el arte. Una gran estatua de Popeye, obra de Jeff Koons, en Nueva York. /EFE

En el arte. Una gran estatua de Popeye, obra de Jeff Koons, en Nueva York. /EFE

Popeye masticaba hasta las latas y es el súper héroe de por lo menos tres generaciones de varones que pedían a sus madres que les cocinaran espinacas para venirse más fuerte. Ojo: que la superfuerza de las espinacas también podían tenerla las mujeres: en dos episodios (Fireman’s Brawl y Hillbilling And CooingOlivia come espinacas.Casamiento. Popeye y su sueño de amor, Cocoliso incluido.

Casamiento. Popeye y su sueño de amor, Cocoliso incluido.

El consumo de este vegetal se incrementó tanto que Crystal City, una ciudad de Texas que se dedicaba a la producción en gran escala de espinacas, le levantó una estatua a Popeye. Las espinacas de Popeye venían en lata y hoy la empresa Allen Canning, de Arkansas, Estados Unidos, las envasa bajo la marca Popeye. Por supuesto, la empresa no podía menos que levantarle también dos estatuas al personaje. Como buen marino, Popeye consideraba a las latas de comida, comida, y en uno de los episodios, carga en la bodega de su barco latas de caramelos para Olivia, latas de sándwiches para Wimpy y latas de papilla para Cocoliso, además de las consabidas latas de espinaca. En la Argentina no es común el consumo de espinacas en lata, pero quien recorra un supermercado podrá ver circular todavía una marca de Santiago del Estero que las envasa.Con su espinaca. Lo del hierro era un error, pero prendió.

Con su espinaca. Lo del hierro era un error, pero prendió.

El impacto de Popeye el Marino en la cultura de masas es tremendo. Existe un videojuego que lo tiene como protagonista, y fue versionado en el cine y en la televisión numerosas veces. Robert Altman dirigió la película Popeye de 1980 con Robin Williams interpretándolo y a Shelley Duval como Olivia; en 2015 se canceló el proyecto de una película de animación en 3D que iba a dirigir Genny Tartakovsky (el director de Hotel Transilvania) y quedó en un cortometraje.Olivia. La mujer que Popeye ama.

Olivia. La mujer que Popeye ama.

Hace un mes YouTube estrenó la nueva serie sobre Popeye que produjo. Esta serie, cosechó muy malas críticas por parte de los fans del marinoPopeye en lugar de pipa chupa un silbato, cultiva sus propias espinacas, y Brutus no pelea más con él por Olivia sino por las espinacas. Por si fuera poco, los diálogos se reducen a onomatopeyas, para que así lo entiendan las personas de todo el mundo e idiomas. Olivia, por su parte, fue bautizada por Vogue como “la chica independiente de Popeye” y desde 1998 es la imagen de Moschino para una línea de perfumes y accesorios. Quien quiera leer los viejos comics, puede conseguir al insólito precio de 18 pesos, en Google Books, los que escribió Bud Sagendorf desde 1950.¿Con quién se queda? Brutus, Olivia y Popeye.

¿Con quién se queda? Brutus, Olivia y Popeye.

También las críticas contra el Popeye tradicional eran continuas: violento, mal hablado y parte de la milicia. En defensa de él, Esteban Tolj, reconocido autor rosarino de comics y dibujos animados, dijo “Muchos son los mitos en torno a Popeye, personaje incorruptible, generoso, gruñón pero de corazón tierno, siempre defendiendo causas muy nobles al punto de desplegar la poderosa fuerza de sus puños, y que tal vez esta sea la escena que todo su público esperaba encontrar hacia el final de sus aventuras. Pero también se lo cuestiona por esa misma inclinación a ser violento. Sin embargo esa violencia la aplicaba como último recurso para defenderse de los seres dañinos en sus aventuras. Nunca lastimó a sus amigos, a mujeres, niños o ancianos, a personajes desposeídos o caídos en desgracia y tampoco maltrató animales ni otros seres inclasificables que aparecían en la trama, más bien siempre se mostraba comprensivo e inclusivo, llegando a adoptar un huérfano como Cocoliso, ayudar a su eterno amigo voraz y chantajista Wimpy, cuidar a su anciano y senil padre, proteger a la deforme e incomprendida Alice o hacerse cargo de aquel animal de la cuarta dimensión llamado Eugene. Finalmente vale destacar su fidelidad y amor incondicional hacia su novia Olivia, longilínea y romántica mujer que siempre prefirió la ruda torpeza de Popeye antes que los tratos salvajes del posesivo Brutus, su otro pretendiente.”

Oscar Steimberg: «Popeye es simple y duro»

Popeye es simple y duro, se presenta como degustando la previsibilidad y el posible componente de repetición de cada una de sus experiencias. Podría decirse que en eso todos los héroes y superhéroes de la historieta norteamericana de aventuras se le parecieron, al menos en su etapa fundacional. Pero el Superman o el Batman de los tiempos siguientes -de estas últimas décadas- cambiaron hasta el punto de incorporar expresiones faciales de confusión, de asombro, de duda… Cambiaron como cualquier personaje de novela contemporánea con respecto a los que podrían (pudieron) ser sus referentes históricos.

En la cara de Popeye esos virajes hubieran sido algo extraño hasta la inverosimilitud: esa simplicidad incluía la provisión al lector de la posibilidad de una sorprendente velocidad de lectura; lo cómico podía consistir en la reiteración de una construcción de sentido que apelaba a poquísimos elementos: Popeye era un adulto serio, huraño, impaciente, capaz de competir sin embargo en esencialidad y elementalidad de la expresión con un niño pequeño y en seguridad y firmeza de esa misma expresión con ese adulto tan rudo y tan seguro.

Como si la instancia de la imagen, en la historieta impresa, hubiera jugado desde sus inicios a simplificar y sintetizar su infinitud, antes de incorporar las irrupciones permanentes de recomienzo y autoironía de la historieta y el dibujo animado de los tiempos que vinieron después.

Fuente: https://www.clarin.com/internacional/espectaculos/perdio-pelea-fumaba-pipa-amable-ninos-historia-frank-hombre-inspiro-popeye_0_Xg_4TZZNJ.html